Contigo no…¡bicho!

con No hay comentarios

El famoso vídeo de youtube que relataba la resaca de un grupo de adolescentes…nos viene que ni pintado en este post. Y es que… ¿quién quiere vivir con un bicho agarrado a su cuerpo? Yo no, y desde luego mis mascotas tampoco! Así pues, con la llegada del buen tiempo hay que ponerse manos a la obra y mantener a raya a los parásitos externos. No hay que olvidar que muchos de ellos transmiten graves enfermedades tanto a los animales como a las personas por lo que en la lucha antiparasitaria…¡todo vale!

GARRAPATAS: parásito hematófago similar a una lenteja o alubia. Tiene dos vidas: una en el medio exterior donde se transforma en sus distintas fases (larva, juvenil y adulto) y otra sobre la piel de su hospedador, donde pica y succiona sangre. Son responsables de la transmisión de enfermedades como ehrlichiosis, anaplasmosis y enfermedad de Lyme, en perros, gatos y seres humanos.

PULGAS: pequeños parásitos “saltadores” similares a una quisquilla o gamba diminuta. Se desarrollan en múltiples lugares desde nidos de animales silvestres, perreras, jardines e incluso en el interior de las casas (sobre todo si están enmoquetadas y bien climatizadas). Por ello, pueden existir durante todo el año y la lucha contra ellas debe de ser, constante. Las infestaciones por pulgas pueden producir reacciones muy pruriginosas (picores) en animales o personas sensibilizadas, y en caso de hiperinfestaciones, también anemia ferropénica.

MOSQUITOS FLEBOTOMOS: la importancia de este mosquito es que transmite Leishmania infantum tanto al perro como al ser humano. Para ello necesitan: temperaturas moderadas y estables, escasa o nula iluminación, humedad relativa elevada y constante, gran contenido de materia orgánica para que las larvas crezcan y se desarrollen. En condiciones climáticas favorables la actividad del flebótomo puede extenderse desde Marzo hasta mediados de Noviembre (regiones mediterráneas), aunque lo más frecuente es que se inicie en Mayo y termine en Octubre. La actividad diaria del flebótomo es crepuscular, comienza tras la puesta de sol y se prolonga durante las primeras horas de la noche; siempre y cuando no descienda la Tª por debajo de 17-18 ºC, no llueva y el viento permanezca en calma.

Los productos antiparasitarios formulados a base de piretroides son los elegidos para luchar contra este mosquito. También se pueden adoptar otras medidas como evitar que los perros duerman al aire libre en los meses cálidos, usar mosquiteras y evitar el acúmulo de basuras y restos orgánicos cerca de las viviendas, jardines y lugares que frecuenten nuestras mascotas.

El collar Scalibor(MSD) o las pipetas Advantix (Bayer) y Expot (MSD) son las únicas con eficacia demostrada en el control de la picadura del flebotomo.

MOSQUITOS CULÍCIDOS: transmisor de filariosis o “enfermedad del gusano del corazón”. El mosquito inocula la larva de este gusano que se aloja en las arterias y en el corazón provocando signos de enfermedad cardiovascular. La prevención de la filariosis se lleva a cabo mediante la aplicación mensual de lactonas macrocíclicas (selamectina, ivermectina, moxidectina) a lo largo del periodo de riesgo, que suele ser de mayo hasta noviembre. Se pueden usar en formato oral (pastillas como el CARDOTEK o MILBEMAX), inyectable (GUARDIAN) o pipeta (ADVOCATE). Consulta el mapa de distribución de la enfermedad y valora el riesgo de tu perro a contraerla.

[gdl_gallery title=”blogbicho” width=”GALLERY_WIDTH” height=”IMAGE_HEIGHT” galid=”1″ ]

Actualmente hay miles de productos antiparasitarios, y parece que la guerra entre laboratorios cada vez es más intensa. A la hora de elegir uno de ellos hay que tener en cuenta varios aspectos:

1.- Vida de nuestra mascota: vida urbanita, vida rural, contacto con ganado, convivencia con otras mascotas, zona geográfica de residencia y viajes, etc.

2.- Forma de aplicar el producto: collar, pipeta spot on, spray,etc.

3.- Duración del producto y resistencia al agua.

No todos nuestros perros y gatos tienen el mismo tipo de vida por lo que cada programa antiparasitario debe estar diseñado de forma individualizada. Conversar con tu veterinario acerca de cada uno de estos aspectos hará que tu mascota esté bien protegida.

En mi opinión, y en líneas generales, los perros deberían estar protegidos frente a pulgas durante todo el año y frente a garrapatas y mosquitos/flebótomos durante las épocas de marzo a octubre. Aquellos que viajen en verano a zonas del mediterráneo y Canarias deberían añadir algún producto para el control de la filariosis.

En cuanto a los gatos outdoor deben estar protegidos frente a pulgas, piojos y garrapatas durante todo el año. A mí me gustan más los productos en formato spot-on (pipeta) que los collares antiparasitarios ya que los gatos tienden a trepar, esconderse… ¡llevar un collar al cuello del que te puedes quedar colgando no es muy recomendable!

Y recuerda siempre que… ¡más vale prevenir que curar! No esperes a ver parásitos en tu querido amigo perruno o gatuno. ¡Protégelo desde el principio!

Espero que mis consejos te hayan sido útiles. Si tienes dudas o quieres ampliar la información ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

También puedes visitar la web del ESCCAP dónde encontrarás información sobre el control parasitario en animales de compañía.

Dejar un comentario